Aventura lomográfica – Parte 2

En cuanto la Recesky TLR estuvo armada y lista para utilizar (ver post anterior), le pedí a mi suegro que me prestase su cámara antigua. Una Werlisa Color (B) de los años 60.

Buceando por blogs y páginas web conseguí averiguar que este modelo se fabricó en España entre los años 1963 y 1967. El fabricante, Certex, era una firma catalana que trabajaba también con empresas como Agfa. Al parecer, fabricaban cámaras en serie y al final le ponían los logos de las distintas compañías.

Las características técnicas de esta cámara son las siguientes:
Tipo de cámara: Compacta
País de fabricación: España
Año de fabricación: 1963-1967
Objetivo: Laotar 45mm f:3.5 Anastigmático/ Laotar 45mm f:2.8 Anastigmático
Obturador: Velocidades de 1/30, 1/60 y 1/125.
Diafragma: Tipo iris con aperturas de 3,5 a 16
Tipo de pelicula: 135 (Universal 35 mm)
Enfoque: 1-infinito.
Fabricante: Certex

Bien, pues a esta la limpié a conciencia y acto seguido le coloqué un carrete Kodak Professional T-MAX 100 (blanco y negro de 36 exposiciones).

Mi opinión acerca del manejo de esta cámara es que no es fácil de usar para un amateur. Los controles de apertura de diafragma y distancia focal (f) son totalmente manuales, por tanto hay que tener unos conocimientos más que básicos para poder obtener unas fotos decentes. No tengo ni idea de cómo se las arreglarían mi suegro y otros usuarios básicos en los 60 y 70…

Una vez acabado de exponer el carrete llega el momento de “recogerlo” para llevarlo a revelar. Ahí llega el desastre… El mecanismo de rebobinado de película no funciona correctamente, probablemente porque ha sucumbido al polvo, la humedad, la falta de lubricación y de uso. El caso es que rompe los sprockets (nombre técnico de los agujeritos de la película fotográfica). Esto unido al hecho de que yo tengo muy poca paciencia hace que me desespere y termine abriendo la tapa para poder terminar de rebobinar la película a mano y fuera de la cámara, eso sí, en un lugar oscuro.

Llevé ese carrete a revelar aunque no confiaba para nada en un resultado positivo. Creía que las pocas fotos buenas que había podido tomar se habrían velado al intentar rebobinar la película fuera de la cámara.

Al final, la combinación de algunas fotos borrosas más los fragmentos de película velada dieron como resultado unas fotos de lo más retro y romántico 🙂

Mi valoración de la Werlisa Color (B) es de un 5/10. Le resté puntos por el incidente con el mecanismo de rebobinado.

Para terminar, os dejo unas cuantas fotos de ejemplo…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s